Objetivos genéricos del programa.

  • Ofertar un adecuado abanico de catequesis prematrimoniales (preparación al matrimonio)
  • Recuperación de matrimonios jóvenes para un compromiso cristiano.
  • Promoción de la formación de grupos de matrimonios cristianos.
  • Fomento de escuelas de padres.

 

Actuaciones programadas

  • Tender de forma progresiva a la sustitución del cursillo tipo charla de experto por la catequesis de preparación a un sacramento, en la que la palabra de Dios y su iluminación de las situaciones actuales ocupa un lugar de preferencia. Esto exige:
  • Fomentar la creación de grupos pequeños en los que tenga cabida el diálogo y la comunicación fluida entre los catequistas y los novios.
  • Contar con agentes de pastoral familiar suficientes y que puedan acompañar a los novios durante toda la preparación.
  • Preparar adecuadamente a esos agentes de pastoral familiar mediante encuentros, cursillos, pilotaje, etc.
  • Adelantar el momento de la solicitud de matrimonio por parte de las parejas. Para ello:
  • Realizar una campaña de concienciación a través de los medios de que se disponga en cada parroquia.
  • Poner carteles en el tablón de anuncios parroquial solicitando de los novios que comuniquen su boda con seis meses de antelación.
  • Utilizar los medios de difusión propios de la diócesis: Boletín del Arzobispado y hojas parroquiales.
  • Acogida en las parroquias:  Detectar en el momento de la acogida o primer contacto con los novios, cuál es su compromiso como creyentes, sus necesidades de preparación al matrimonio y su disponibilidad para recibir esa preparación. Hecho este discernimiento se podrá recomendar el tipo de preparación más adecuado a sus necesidades y disponibilidad. Esta es una tarea básica a realizar por el sacerdote o persona que realice la acogida.
  • Servicio de acogida previo a las catequesis prematrimoniales en la sede de la Delegación de Pastoral familiar:
  • Organizar las distintas formas de preparación al matrimonio de manera que no resulten masivas. Para ello desde las parroquias, después de la acogida, se remitirá a los novios a la Delegación de Pastoral Familiar donde habrá un coordinador que, en horario determinado, los recibirá y concretará con la pareja la fecha y forma de preparación más adecuada a su situación. De esta manera el coordinador podrá saber de antemano el número de asistentes y el número de agentes de pastoral que necesita.
  • A las parejas se les facilitará una ficha para entregar en la parroquia en la que quede constancia de su asistencia.
  • Creación de un fichero con los datos de los novios que servirá para facilitar la labor pastoral postmatrimonial: Seguimiento de la pareja, recordatorio al año de la boda, invitación a participar en actividades o grupos parroquiales, invitación a integrarse en algún movimiento familiar, etc.
  • Se facilitaría a las parroquias listado de novios que han realizado la preparación al matrimonio, para que los agentes de pastoral familiar de la parroquia realicen el seguimiento. Para esta actividad es necesaria la presencia de uno o varios matrimonios que trabajen en la pastoral familiar parroquial.    Convocatoria de los casados en el curso anterior e invitarlos a participar en la vida parroquial, en movimientos familiares, o simplemente en grupos de contacto preparatorios de las actividades anteriores.
  • Además de la convocatoria parroquial, la Delegación los convocará para tener un encuentro con sus compañeros de catequesis. Esta convocatoria se realizará a través de los matrimonios que los acompañaron en la catequesis o cursos de preparación al matrimonio y se les ofrecerán también las posibilidades de participación señaladas en el apartado anterior.
  • Catequesis de preparación para el bautismo de sus hijos.
  • Celebrar en la parroquia acontecimientos relativos a la familia: Día de la familia (Navidad), día de la presentación de los niños bautizados en el año (2 de Febrero).